Palabra Del Aliento Para Bendecirte Hoy

Palabras de Aliento

 

El Favor de Dios se provoca

Hugo Solís

Dios honra a quienes le honran. Honrar a Dios hace que Dios nos honre a nosotros. Honrar a Dios es vivir la vida que Dios quiere que vivamos.

 

Hoy quiero enseñarte que el favor de Dios no se recibe, yo no puedo orar sobre ti para que recibas el favor de Dios, sino que el favor de Dios se provoca, así que vamos a aprender a vivir bajo el manto del favor de Dios.

Proverbios 12:2

Este favor de Dios es lo que nos abre la plenitud. Recuerda que la bendición de Abraham nos alcanza a nosotros.

Hay 3 elementos que se unen, y forman un triángulo perfecto.

• Tener lo que Dios quiere que tengamos
• Hacer lo que Dios quiere que hagamos
• Estar donde Dios quiere que estemos

Cuando logramos esto podemos ver como los cielos se abren. Hemos puesto en orden las cosas, los parámetros, los principios que Dios necesitaba para poder enseñarnos a vivir en plenitud.

Como dijo Jesús, El nos vino a dar vida y vida en abundancia. Lo que nuestras manos tocaren prosperará.

1- El favor de Dios se atrae

El favor de Dios se atrae porque es una retribución divina. En la Biblia Dios se presenta como el que retribuye lo bueno y lo malo, Dios retribuye a quien hace lo bueno y lo malo, a quien hace lo bueno con favores y al que hace lo malo con la cosecha de lo que siembra.

Proverbios 2:2 Habla de una persona buena, lo que nos hace entender que el favor de Dios no tiene que ver con suerte o con casualidad. El favor de Dios se atrae, es una retribución divina. Es el bueno quien alcanza.

Las bendiciones son actos de la voluntad de Dios, a través de los cuales Dios expresa su amor por nosotros, actos de su gracia. Todo lo que somos, hacemos y tenemos es misericordia de Dios.

Favores y recompensas son premios a nuestro trabajo, y si algo no podemos desnaturalizar de Dios es su carácter galardonador.

Dios recompensa el esfuerzo que haces, el servicio que haces en su casa, lo que haces por El.
Hay cosas que nos ganamos delante de Dios.

Proverbios 11:31 Tenemos que aprender a esperar de Dios la recompensa que nos promete, y aunque muchas veces nos cuidamos de no esperar nada a cambio, pero podemos tener una sana expectativa de lo que Dios nos dará.

Dios no te va a quemar la casa para probar tu carácter, aprende a esperar lo que Dios tiene para nosotros porque El tiene grandes cosas para nosotros.

Es aquí en la tierra donde Dios también nos recompensará. La biblia dice que la recompensa es acá en la tierra, donde necesitamos del favor de Dios. Esto hará de nosotros una persona extraordinaria.

- Tendremos lo que otros no tienen
Mateo 6:3-4, 6, 17

Los favores de Dios los demás los pueden ver, hará que me recompensen en público, orar nos recompensará en público, ayunar nos recompensará en público.

Salmo 103:4 Las coronas son para lucirlas, para que se vean, para que las personas noten una diferencia, porque el favor de Dios está en nosotros.

La gente va a saber que hay algo especial en nosotros, porque nuestro Dios es Dios de favor.

Eclesiastés 7:12 Hay personas que creen que no pueden surgir porque no tienen dinero, pero la Biblia dice que la sabiduría excede al dinero, no todas las personas que ahora son millonarias nacieron siendo millonarios, la sabiduría que Dios nos da excede al dinero que creemos necesitar. Y nosotros tenemos la mente de Cristo, la mente más creativa, más maravillosa.

Proverbios nos habla de una personas buena, y además de una persona que agrada a Dios.

Eclesiastés 2:26 No todo el mundo agrada a Dios. Le caemos bien a Dios, y por eso Dios no tiene reparos en abrir las ventanas de los cielos y derramar toda clase de bendición sobre ti.
El favor de Dios es para el justo.

2- El favor de Dios es un acto de la justicia divina
Por justicia Dios no puede tratar a todos por igual. Porque Dios es justo no puede darle lo mismo a una persona que se está esforzando y a una que no se esfuerza.

No te hablo de salvación, sino de la retribución de Dios por el esfuerzo y el compromiso que tengamos.

Dios no hace acepción de personas, pero hará cosas por algunos que no hará por otros, por justicia divina.

Cuando la Biblia dice que Dios no hace acepción de personas quiere decir que Dios es justo, eso no quiere decir que tratará a todos por igual, porque dejaría de ser Justo. Dios es Justo con la gente, cada uno recibe lo que siembra, por lo que trabajó.

Por pensar que Dios tiene que bendecirnos a todos por igual es que existe una generación que vive a Dios con liviandad, sin compromiso pensando que Dios tiene el deber de bendecirlos en todo. Recuerda que el que es fiel en poco es puesto en mucho.

Ahora recuerda que no estoy hablando de salvación, sirvas o no a Dios te vas a salvar, pero si no te esfuerzas por las cosas no podrás recibir retribución.

Dios es un ser Justo y no puede tratar igual a todos.

Es impensable que Dios va a retribuir igual a una persona que nunca diezma a una que le pide a Dios los diezmos prestados y nunca se los paga.

Jamás Dios podría darle lo mismo a un cristiano que se esfuerza por el Reino de Dios que a un cristiano que no hace absolutamente nada, y que no se compromete.

Por eso la biblia siempre hace diferencia entre un creyente a un discípulo. Dijimos que el favor de Dios debemos entenderlo, pero además debemos provocarlo. Si queremos ver lo que nunca hemos visto tenemos que hacer lo que nunca hemos hecho.

Proverbios 16:9 Cuáles son aquellas cosas que Dios galardona.

La fe es honrada por Dios, y no me refiero a una confesión o a declarar versos de la biblia, me refiero a una experiencia de siempre.

Cuando ponemos todo lo que hay en nuestro corazón en las manos de Dios El nos va a guiar por el camino por el que debemos ir. Dios honra a quienes le honran. Honrar a Dios hace que Dios nos honre a nosotros. Honrar a Dios es vivir la vida que Dios quiere que vivamos.

En génesis 1 vemos como hasta el verso 26 Dios creó la corona de la creación. Fue hasta que Dios ordenó lo que estaba fuera de lugar. Lo primero que Dios hace es poner orden. Y cuando ya todo estuvo en orden vino la corona de la creación, el hombre, quiere decir que lo mejor está por venir, pero debemos primero ordenar nuestras cosas.

¿Cómo están nuestras finanzas, nuestra familia, nuestros dones?. Todo lo que se nos da debemos aprender a administrarlo de la mejor manera. El orden atrae el favor de Dios.

Dios honra el dar

Malaquías dice que traigamos nuestra ofrenda, es el mismo Dios quien reprenderá al devorador de nuestras cosas. Cuando honramos a Dios con el dar, Dios reprenderá al devorador por nosotros.

Recuerda que hay mandamientos con promesa, como honrar a tu padre y a tu madre, el segundo diezmar, si diezmamos las ventanas de los cielos se abren y el devorador es reprendido, el tercer mandamiento, dar a los pobres.

Lucas 6:34-36 Quizá a muchos no les guste la idea de prestar sin intereses, pero Dios no llama a no esperar nada a cambio cuando prestamos o damos. La Biblia dice que el que bendice al pobre a Dios presta. Dar honra a Dios.

El servir a Dios lo honra.

Hebreos 6:10 Dios va a honrar a esas personas que le sirven a Dios con fidelidad, con compromiso.

Dios va a honrar con misericordia, con bendiciones a esos servidores que durante el servicio están al tanto de los detalles, de darle comodidad a otros.

Y además el sacrificio honra a Dios. Jesús dijo que no había nadie que dejara casa, o padre, o esposo o hijos que no recibiera en esta vida cien veces más.

Eso es favor de Dios. Ahora cuando la Biblia dice esto lo dice no pensando en que hay que abandonar lo que sabemos que debemos cuidar, pero no puede estar en primer lugar, lo primero que debe estar en nuestra vida es el Reino de Dios, y Dios se ocupa de nuestros hijos, de nuestra salud, de nuestra familia.

Ese es el mejor negocio. Cuando nos ocupamos de las cosas de Dios El se ocupa de las nuestras y nos dará cien veces más.