Palabra Del Aliento Para Bendecirte Hoy

Palabras de Aliento

 

Lo que habrá de venir

 



Por Esteban Correa

Aférrate a la esperanza de que si Dios nos destino a la recompensa más grande del universo ¿Cómo no te ayudará en tus cosas temporales?

 

"Pero cuando venga el Espíritu de la verdad, él los guiará a toda la verdad, porque no hablará por su propia cuenta sino que dirá sólo lo que oiga y les anunciará las cosas por venir". Juan 16:13 (NVI

El interés por el futuro es algo que fascino a los hombres de todas las épocas. Las esperanzas sobre tu futuro determinan mucho en tu vida. Todo lo que Dios nos habla en su palabra es hacia adelante, todo lo que el Espíritu Santo hace esta basado hacia su plan en lo porvenir por eso el versículo (Jn. 16:13) dice: "les hará saber las cosas que habrán de venir" la biblia es un vistazo continuo de nuestro futuro glorioso en la tierra y en el cielo. Pero eso no quita de nuestra colaboración con su plan, Dios tratará de guiarnos y movernos de acuerdo a su voluntad, pero nosotros tenemos que estar abiertos y dispuestos a obedecer a su voz para tener la victoria.

Es vital para nosotros mantener siempre presentes las dos esperanzas más importantes que pueda tener un ser humano que son 1. La esperanza del futuro inmediato 2. La esperanza de la eternidad. El gran problema de muchos creyentes es que no saben poner estas dos esperanzas en equilibrio y basan todas sus expectativas de formas desproporcionadas. Las dos esperanzas están unidas y no debemos separarlas para nada. Dios no tiene ningún problema en tratar cosas temporales o eternas, el problema lo hacemos nosotros, las cosas temporales están directamente conectadas con la eternidad. Algunos tienen el problema de que no quieren hablar mucho de cosas de la tierra porque se sienten "muy terrenales" o "carnales" pero la forma en que vivimos nuestro presente tiene que reflejar la fe que tenemos en nuestra eterna salvación. Por ejemplo, Dios creo el cuerpo de la misma forma que el espíritu, y debemos cuidarlo tanto como nuestro espíritu, cualquier desviación derivan en doctrinas equivocadas. Cuidar tu cuerpo demostrará tu consagración ya que la Biblia dice que debemos glorificar a Dios en nuestro cuerpo y que somos su templo.

"Porque habéis sido comprados por precio; glorificad, pues, a Dios en vuestro cuerpo y en vuestro espíritu, los cuales son de Dios". 1 Corintios 6:20

Si estamos consagrados de verdad vamos a cuidar tanto el interior como el exterior, porque todo lo creo Dios. El problema es ser extremista, es ser desequilibrado y olvidarnos de la eternidad de nuestra alma, de la salvación, olvidarnos de que tendremos que comparecer ante el tribunal de Cristo, olvidarnos de que nuestra vida terrenal, es al final, solo un punto inicial en la eternidad y todos nuestros actos nos traerán recompensas o pérdidas.

"Porque es necesario que todos nosotros comparezcamos ante el tribunal de Cristo, para que cada uno reciba según lo que haya hecho mientras estaba en el cuerpo, sea bueno o sea malo". 2 Corintios 5:10

Por eso enfócate en tu futuro inmediato de la misma forma que para la eternidad. Abre tus expectativas para la mejor salud, para la mejor relación familiar, para prosperar en todo lo que hagas de la misma forma en que no pierdes de vista que todo apunta hacia lo alto en las moradas eternas. La Biblia nos alienta a conquistar nuestras metas y a ser exitosos guardando su palabra, sin perder de vista que al final de la carrera debemos presentarnos aprobados por Dios. El apóstol Pablo nos enseña:

"Procura con diligencia presentarte a Dios aprobado, como obrero que no tiene de qué avergonzarse, que usa bien la palabra de verdad".
2 Timoteo 2:15

"He peleado la buena batalla, he acabado la carrera, he guardado la fe. Por lo demás, me está guardada la corona de justicia, la cual me dará el Señor, juez justo, en aquel día; y no sólo a mí, sino también a todos los que aman su venida". 2 Tim. 4:7-8

Nunca pierdas tus expectativas en la vida porque Dios quiere darte lo mejor de lo mejor ahora y en el cielo. Cada tribulación o angustia producen una fe mayor y una posibilidad de ver la mano poderosa de Dios. Aférrate a la esperanza de que si Dios nos destino a la recompensa más grande del universo ¿Cómo no te ayudará en tus cosas temporales? ¡Claro que lo hará! No pierdas la fe, por favor, no la pierdas, porque esa fe te llevará a grandes cosas. Tómate de cada promesa de Dios, obedece sus mandamientos ayudado por el poder del Espíritu Santo. Hoy Dios te dice que profetices los deseos de tu corazón, que los veas en la fe, que los esperes y trabajes en ellos, porque vamos camino a la gloria eterna y ese camino es de "gloria en gloria" eso que te parece imposible hoy Dios te dice "Verás mi gloria", "Te recompensare" "No Bajes los brazos". Los que esperan el cambio de sus hijos lo verán, los que esperan un nuevo empleo lo tendrán, los que están atados y oprimidos ¡¡serán libres!!

Nuestro Dios es grande y traerá salvación en todas las áreas; aférrate a él y mira solo hacia delante y hacia arriba, nunca mires hacia abajo o hacia atrás, ¡¡Solo camina hacia el futuro!!- "Fuera de ti, desde tiempos antiguos nadie ha escuchado ni percibido, ni ojo alguno ha visto, a un Dios que, como tú, actúe en favor de quienes en él confían". Isaías 64:4 (Si copias este mensaje no quites autor y web Luminares.org)


+ Prédicas Escritas | Más Mensajes de Esteban Correa