Palabra Del Aliento Para Bendecirte Hoy

Palabras de Aliento

 

Los besos de su Boca

Por Erica Correa

Los besos de su boca son la expresión personal de amor de la iglesia, quien se unirá en nupcias con su amado.

<

 

El rey Salomón escribió mil cinco cantares (1 Reyes 4:32) pero Cantar de los Cantares es el mejor de los mejores por eso de llama Cantar de los Cantares.

Habla de la relación del Señor con su amada la iglesia, la esposa del cordero.

Su tema principal es el amor, es un poema a nuestra historia espiritual con el Señor.

Cada vez que leo cantares mi corazón empieza a palpitar y se llena todo mi ser de amor, al ver como el Señor nos ama y como desea tener una relación intima con nosotros, estar conectados con Él, no hablo de orar religiosamente ni repetir palabras sino de esa intimidad con el amado que muchas veces no hace falta palabras, en ocasiones paso mucho tiempo diciéndole: te amo, te amo… y por un buen rato no puedo decir otra cosa. Cuando hay dos personas que están enamoradas las palabras mas frecuente es ¡Te Amo!

¡Oh si él me besara con los besos de su boca! (Cantares 1:2)

Los besos de su boca son la expresión personal de amor de la iglesia quien se unirá en nupcias con su amado.

Sueño con la verdadera iglesia la que besa los besos de su boca, la iglesia apasionada por su amado, la que se desespera y se une en un eterno romance con su creador.

La que no se conforma con que su amado sea el primero, sino que sea el único, no hay dualidad se entrega por amor.

La que conoce sus más íntimos secretos, la que rompe todos los moldes, estructuras y paradigmas, la que se juega por amor, se esmera y tiene los mismos intereses que su amado porque es uno con Él.

Los besos de su boca, no son los besos de María en los pies los cuales fueron de arrepentimiento (Lc. 7:38, 45) o como los besos en el cuello del padre al hijo pródigo los cuales fueron de perdón (Lc. 15:20).

Estos son los besos de la intimidad de la comunión y una relación estrecha, sincera de amor y unidad.

Hay personas que aun no están teniendo una relación de “esposa” con el Señor sino que tienen una relación de siervos que solo esperan la recompensa, otras se conforman con la relación de hijos y disfrutan de su herencia, y muchos perdieron su intimidad con el Señor y no saben como regresar.

Por eso yo te desafío a que te metas en la cámara de Rey.

El rey me ha metido en sus cámaras (cantares 1:4)

La cámara del rey era el lugar secreto donde la amada va a conocer una nueva comunión y revelación que solo se la dará a quienes están dispuesto a entran en su lugar mas intimo.

No te hablo de intimidad por esfuerzo ¡ufff..... tengo que ir a orar! Sino estar conectados íntimamente todo el día con él. Muchos se excusan “no tengo tiempo para ir a orar” pero no se trata de un acto religioso sino de una conexión intima todo el día.

Cuando el Señor comenzó a hablarme de este tema tuve una visión donde veía una figura a lo lejos con una capa que volaba, pero no veía bien hasta que de repente fue como si me pusieran un zoom en los ojos y ahí lo vi a mi “Amado Jesús” ¡no lo podía creer! cuando lo vi tenia una increíble sonrisa y los ojos mas hermosos que jamás haya visto ¡Eran como de amor puro! Que brillaban y como si hablaran y decían ¡Oh te amo tanto! y me estaban mirando, me queda dura, fue entonces cuando me hizo una señal con su mano diciéndome ven.

Le pregunte que me había querido decir y su respuesta fue esta:

¡Ven a la cámara del rey!

El señor viene a buscar su amada la esposa del cordero vestida de blanco y victoriosa.

No una iglesia derrotada, pobre, endeudada, sin victoria, llena de estructuras humanas, que no le importa la gente ni los perdidos, que no tiene intimidad, la que no conoce su voz, la que lucha con la dualidad, con el pecado.

Esa no es su amada.

Su amada es la que esta en la cámara del rey, conoce sus mas íntimos secretos la que lo busca por amor la que besa los besos de su boca, escucha al señor obedece tiene fruto, prospera se levanta victoriosa conquista y trae un avivamiento.

¡Que hermosas lucen tus mejillas entre los pendiente! ¡Que hermoso luce tu cuello entre los collares! ¡Haremos para ti pendientes de oro con incrustaciones de plata! (Cantares 1:10)

Mi amado habló y me dijo: ¡levántate, amada mía; ven conmigo mujer hermosa! (Cantares 2:10)

ÉL Señor quiere una iglesia hermosa, llena de frutos, que te tenga intimidad con él para bendecirla aun más.

<