Palabra Del Aliento Para Bendecirte Hoy

Palabras de Aliento

 

No temas ni te intimides

Por Ricardo Rodriguez

Somos influenciados por lo que creemos, lo que creemos nos será hecho, si crees lo malo, vendrá lo malo.

<

 

1 Reyes 20

El temor te lleva en una dirección negativa, es un arma de destrucción que te paraliza y entorpece tu pensamiento no dejándote tomar decisiones.

Cuando el enemigo te manda ese veneno llamado temor, pueden ocurrir dos cosas: te quedas paralizado o actúas reaccionando por tu liberación.

Si estás viviendo tiempos de humillación, hoy te vamos a dar el antídoto para que no te quedes paralizado:

NO OIGAS LA VOZ DE SATANÁS, NO LE OBEDEZCAS, NI HAGAS LO QUE TE PIDA.

El temor no es un sentimiento del alma, es un espíritu que te acosa día y noche diciéndote que a tu trabajo vendrá alguien más capacitado, convenciéndote de que ninguna mujer se acercará a ti, que perderás a tus hijos y muchas cosas que lo único que hacen es entristecerte.

Pero levántate, Dios está contigo, no estás solo, las victorias de Israel que están en la Biblia son un reflejo de lo que el Señor hará por ti.

Si te sientes intimidado, recuerda que el Dios que estuvo contigo en el pasado es el mismo que está contigo ahora, no permitas que el temor llene tu vida.

Hoy queremos hablar directamente a tu corazón, queremos animarte a no temer.

Somos influenciados por lo que creemos, lo que creemos nos será hecho, si crees lo malo, vendrá lo malo.

Por eso es muy importante recordar que el temor es un arma satánica que imposibilita las bendiciones de Dios.

Si no sabes qué es el temor lee atentamente.

TEMOR

• Es dejar de confiar en las promesas de Dios.

Cuando eso ocurre tu bendición se detiene y puedes tomar dos posiciones:

1. Paralizarte y dejar que Satanás tome el control
2. Ir hacía tu bendición y usar la adversidad como un trampolín que te empuje a la bendición.

La Biblia dice 365 veces la frase "NO TEMAS CREE SOLAMENTE".

Por eso hoy te animamos a que te levantes, y le digas no al temor.

CAMINO PARA DERROTAR EL TEMOR

1. Cuando vayas a la batalla no permitas que el temor te gobierne, no dejes que nada te intimide,

2. Recuerda que Dios está contigo, trae a memoria todas las veces en que Él ha peleado por ti y piensa que si Él lo ha hecho antes, puede seguirlo haciendo. Llénate de fe, porque si Dios lo hizo antes, lo hará ahora.

3. Haz una declaración de fe, confiesa con tu boca que estás atribulado más no angustiado; en apuros más no desesperado; perseguido, más no desamparado; derribado, pero no destruido, porque Dios está contigo.

4. Confía en Dios, dile: Señor yo te creo, confiaré en que Jehová me pastoreará siempre.

RECUERDA QUE EL SEÑOR QUIERE QUE SEAMOS HOMBRES DE FE, ÉL NO QUIERE QUE ESTEMOS INTIMIDADOS, SI TE CIERRAN LA PUERTA, MEJORES COSAS VIENEN PARA TI NO DEJES QUE UNA NOTICIA O UNA SITUACIÓN TE INTIMIDEN, DIOS ESTÁ CONTIGO.

Sal 35:7
"Encomienda a Jehová tu camino, Y confía en él; y él hará".

<