Palabra Del Aliento Para Bendecirte Hoy

Palabras de Aliento

 

Quebrando la maldición de la pobreza

Por Sahir Akel 

El día que tomes la decisión de desechar lo que no te sirve, ese va a ser el día que comiences a sentarte en la mesa de Dios

 

 

Este es un tema que debemos prestar atención. Porque en la Biblia tenemos a Jesús diciendo en Mateo 5:3 "Bienaventurados los pobres en espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos."
Y por otro lado tenemos en Job 36:15 dice: "Al pobre librará de su pobreza, y en la aflicción despertará su oído."

"Nunca permita que la pobreza invada tu mente, porque no necesariamente hablamos de dinero, sino de un estado de vida"
Reciba esto: Cuando Jesús habla de pobres en el espíritu, está hablando de personas que reconocen su pobreza espiritual, dejando a un lado la autosuficiencia que es la que te lleva a ese estado.

"Cuando la biblia habla de "librar", es porque hay algo que te esta esclavizando."
Dice Gálatas 5:1, "Estad, pues, firmes en la libertad con que Cristo nos hizo libres, y no estéis otra vez sujetos al yugo de esclavitud."
Cuando la pobreza esclaviza tu mente te quita de la libertad que Cristo.

Veremos cómo piensa una persona que tiene su mente tomada por la maldición de la pobreza y cuál es la solución para la salida de ese estado:

1-Cree en un Dios que está esperando que uno caiga en el error para castigarnos Vive sumergido en un ambiente, en una atmosfera espiritual de castigo y por eso hay mucha gente que ve a Dios castigando a todos. El castigo te convierte en apocalíptico y cuando una persona cae, jamás pensaras en restaurarla porque los ojos de la persona que tiene una mente tomada por la pobreza, ve que es mejor el castigo que la restauración.

Pero la biblia dice en Judas 1:24 "Y a aquel que es poderoso para guardaros sin caída"
En otras palabras, Dios te esta guardando, y te esta conduciendo por el camino correcto, porque Dios no desea tu caída.

Dice 1 Corintios 10:13 (PDT) "Ustedes sólo han tenido las mismas tentaciones que todos los demás. Pero Dios es fiel y no va a dejar que sean tentados más allá de lo que puedan soportar. Así que sepan que cuando sean tentados, van a poder soportar, porque Dios les dará una salida."

2-Le tiene miedo a Dios y no respeto

Cuando una persona le tiene miedo a algo, no se le acerca, se escapa, porque el miedo paraliza a las personas. Cuando la mente está tomada por la pobreza, tenemos miedo de pedir, porque justamente, tenemos miedo que Dios se enoje.
Pero la biblia dice en Proverbios 1:7 (PDT): "Respetar al Señor es el principio de la sabiduría…"
Cuando tu vida funciona en un marco de respeto, en otras palabras, reconocimiento de Dios, quien es Él y que debo obedecerle, eso te desata sabiduría y justamente para eliminar la maldición de la pobreza, debo ser sabio.

3-Tolera lo que Dios odia

La pobreza es muy sutil, este espíritu diseñado por el infierno, entra con guantes de seda, pero cuando explota, generalmente es tarde ya.

Observemos lo que dice 1 Corintios 10:21-22, "No podéis beber la copa del Señor, y la copa de los demonios; no podéis participar de la mesa del Señor, y de la mesa de los demonios. ¿O provocaremos a celos al Señor? ¿Somos más fuertes que él?

Todo lo que pongas en primer lugar será tu "Ídolo", siempre el primer lugar le pertenece a Dios. Aquí es donde nosotros comenzamos a tolerar cosas que Dios no desea que toleremos, comenzamos a tolerar a personas con un lenguaje que ataca el propósito de Dios, toleramos a murmuradores, toleramos a criticones, toleramos doctrinas que tienen aspectos de santas pero son solo doctrinas de hombres, toleramos la falta de respeto hacia la obra que nos está preparando para la conquista, etc. esto provoca a Dios y de esta manera nos "sentamos en las dos mesas"

Aprenda esto y recíbalo: "Nunca toleres lo que Dios ha desechado" El día que tomes la decisión de desechar lo que no te sirve, ese va a ser el día que comiences a sentarte en la mesa de Dios, en la mesa de la abundancia.

4-Se mueve por necesidad y no por propósito

Pablo dijo en Filipenses 4:12-13, "Sé vivir humildemente, y sé tener abundancia; en todo y por todo estoy enseñado, así para estar saciado como para tener hambre, así para tener abundancia como para padecer necesidad. Todo lo puedo en Cristo que me fortalece."

Lamentablemente esta es una tremenda maldición, y se necesita una fe activa, desafiante, para poder vencer esta potestad de las tinieblas. La mayoría de las personas no se mueven por fe, se mueven por necesidad y la pobreza te crea una necesidad que siempre te mantiene entretenido en lo incorrecto y no te permite edificar en el propósito de Dios para tu vida.

Quiero profetizar: "Vamos a dejar de hablar, movernos, trabajar, por necesidad, sino mas bien, lo haremos por propósito…"

Pablo por medio de esta palabra nos demuestra que el fue "EDUCADO" por Dios en el propósito y la escases, la necesidad, no atrapo su mente, no atrapo su ministerio, sino que lo preparo, lo formo, para aprender a moverse en el propósito de Dios.

En este día con todas las fuerzas vamos a proclamar que esto se termina.

5-Desprecia la familia y pierde la mentalidad de herencia.

La pobreza evangélica es atroz, de tal manera que si nosotros tenemos en nuestra familia personas que no profesan la misma fe, o con la misma pasión que nosotros, en la iglesia evangélica le han dicho que se separe de su familia, "porque son mundanos".

Aprenda esto: No viniste al mundo en el vientre equivocado, no importa lo que pudieron hacer, si tenes tu familia alrededor y te mantenes fuerte y firme, Dios los va a tocar.

Dios uso familias, descendencia, para afectar a las distintas generaciones. La mentalidad de pobreza te encierra en vos mismo y te corta lo que viene.

Pero en realidad, aunque creas que tu trabajo no sirve, cuando rompes la maldición de la pobreza, tu mente comienza a pensar en sentido de herencia y comenzas a trabajar con más pasión.

Porque sabes que Dios no es injusto para olvidarse de tu esfuerzo.

"En este día declaro en el nombre de Jesús, que la maldición de la pobreza en todas las áreas de tu vida, ya no tiene parte y que Cristo te ha entregado la libertad, para que disfrutes, vivas un evangelio de poder, de potencia, de sanidad, de milagros, de prosperidad…"