Palabra Del Aliento Para Bendecirte Hoy

Palabras de Aliento

 

Si te libró antes, lo hará otra vez

Por Janette de Contreras

Jehová ya me ha librado antes, ¡y estoy listo para  ver cómo lo hará de nuevo!

<

 

Hay momentos, como hoy, en que he sentido la furia del enemigo de nuestras almas. Como un perro rabioso ladrando en las ventanas de mi vida…es tan real que casi puedo verlo!

Pero precisamente en tiempos como éste, cuando la furia de Satanás dispara dardo tras dardo, es cuando recuerdo cada una de las victorias que Dios me ha dado!

Tal vez sea tu situación en este momento…

Es el enemigo de tu alma, aquel que planea destruirte, ha enviado un nuevo “gigante” a hacerte frente y a desafiarte.

El está allí, sus ojos puestos en ti… enorme y completamente armado!

Déjame decirte que la única manera de enfrentar a esos Gigantes es hacer lo que hizo David. Recordó al oso y al león!

1era. De Samuel 17:33 Dijo Saúl a David: No podrás tú ir contra aquel filisteo, para pelear con él; porque tú eres muchacho, y él un hombre de guerra desde su juventud.
17:34 David respondió a Saúl: Tu siervo era pastor de las ovejas de su padre; y cuando venía un león, o un oso, y tomaba algún cordero de la manada,
17:35 salía yo tras él, y lo hería, y lo libraba de su boca; y si se levantaba contra mí, yo le echaba mano de la quijada, y lo hería y lo mataba.

David vio al Gigante y quería pelear con el, quería matarlo, quería hacerle frente; Pero el rey le marcó de inmediato con las líneas de la razón: No podrás tú ir contra aquel filisteo, para pelear con él; porque tú eres muchacho, y él un hombre de guerra desde su juventud.

Pero David desbordaba de valentía, pues tenía en su mente cada victoria alcanzada.

Vs. 17:37 Añadió David: Jehová, que me ha librado de las garras del león y de las garras del oso, él también me librará de la mano de este filisteo. Y dijo Saúl a David: Ve, y Jehová esté contigo.

¡Escúchenme!, Jehová ya me ha librado antes, y estoy lista para ver cómo lo hará de nuevo!

Tal vez estés enfrentando un gigante en estos días, no se como se llame ese gigante… ¿Crisis económica, conflicto familiar, conflicto laboral, crisis de Fe?

Sea cual sea su nombre y tamaño, recuerda al Oso y el León, recuerda todas las veces que Dios te ha librado, recuerda cuando suplió milagrosamente, recuerda tus sanidades, recuerda aquel día en que te consoló y enjugo tus lagrimas, recuerda cuando enfrentaste ese problema del que creíste que no podías salir pero…. Dios estaba contigo!

Lo has probado antes, saliste victorioso antes, ¡lo harás de nuevo!

Déjame decirte que en este minuto quiero salir y llamar a ese gigante a la línea de batalla, ¡estoy lista a continuar peleando!, ya he dejado muchos osos y leones en el camino…se que aquel que me guardó en su poderosa mano, lo hará otra vez.

Romanos 8:31

Si Dios es con nosotros, ¿quien contra nosotros?

<