//Volver al índice //

Saber escuchar a otros 3/3

Lo primero que un obrero del Señor tiene que aprender es a escuchar a otros. Cuando un hermano, una hermana o un incrédulo estén hablando, no sólo tenemos que aprender a escucharle, sino también a pensar y a sentir como él. Además, debemos tratar de percibir incluso lo que ha callado y a discernir la condición de su espíritu. Si practicamos esto, gradualmente nuestra capacidad para escuchar y entender a las personas mejorará grandemente.

 

Con el tiempo, entenderemos lo que otros están diciendo; al final lo sabremos tan pronto ellas abran su boca para hablar. Debemos recordar que nuestro ser interior debe ser como una página en blanco donde otros pueden escribir. Debemos estar en completa calma y vaciarnos de nuestros propios pensamientos, opiniones y sentimientos, y de todo elemento subjetivo, a fin de escuchar calladamente a las personas y entender lo que nos dicen. Lo más importante de un obrero del Señor no es la medida de conocimiento que posea, sino la persona misma. Nuestra persona es nuestro propio instrumento. Dios nos está usando para medir a otros. Si nuestra persona está mal, Dios no podrá usarnos. Nosotros no medimos a otros usando algo físico. Sería más sencillo si contáramos con un instrumento físico para medir a las personas. Por ejemplo, un termómetro puede medir la temperatura, pero en la obra del Señor, el único “termómetro” disponible es nuestra propia persona. El único instrumento que tenemos para valorar la condición de otros es nuestra misma persona. Por lo tanto, es muy importante la clase de persona que seamos. Si nuestra persona está mala nada saldrá bien. Somos los vasos de Dios, y si un vaso no funciona bien, Dios no podrá utilizarlo para tratar con otros. Es crucial saber escuchar a otros. Si sabemos escuchar a otros, conocemos su condición y entramos en sus pensamientos y sentimientos, entonces tendremos la manera de ayudarles.

Supongamos que alguien acude a usted y vierte todas sus penas. Si usted nunca ha sido quebrantado por el Señor, seguramente pensará en darle una gran cantidad de enseñanzas. Por lo general, éste es nuestro hábito. Cuando otros vienen a nosotros, les damos enseñanzas en vez de tratar de diagnosticar cuál es su dolencia y enfermedad. Muchos de nosotros somos muy impacientes y no podemos esperar que los demás terminen de hablar. No podemos esperar que otros acaben de exponer su caso cuando ya les estamos dando soluciones. Sólo los dejamos decir dos o tres palabras, y ya les estamos dando enseñanzas y correcciones. Como resultado, ellos no reciben una verdadera ayuda.

Esto no significa que debemos permitir que la gente hable por tres o cinco horas mientras nosotros escuchamos atentamente y en silencio, pues hay algunos que lo único que pretenden es que otros los escuchen mientras ellos hablan interminablemente. Lo único que quieren es ser escuchados. Si este es el caso, debemos detener su incesante hablar. Sin embargo, hablando en términos generales, debemos darles el tiempo suficiente para hablar, debemos escucharles lo suficiente. Pero si contamos con la suficiente experiencia y el asunto está claro como para discernir su condición con unas cuantas frases que expresen, y si sabemos bien lo que debemos hacer con dicho caso, podemos detener su incesante palabrería. De lo contrario, debemos escucharles cabalmente, dándoles el tiempo que sea necesario. Esto no quiere decir que debamos escucharles por horas sin fin, sino que debemos invertir el tiempo necesario hasta entender cabalmente su condición. Tenemos que estar conscientes de lo compleja que es nuestra labor; estamos tratando con seres humanos vivos, y estamos resolviendo problemas vivos. Tenemos que tratar sus problemas delante del Señor. Si no podemos identificar tales problemas, no podremos ayudarles mucho. Es imposible juzgar antes de poder comprender cabalmente las implicaciones del problema. Recordemos que estamos tratando con seres humanos vivos, así que estamos confrontando problemas vivos. Mientras nos ocupamos de los problemas de tales personas delante de Dios, debemos permanecer en silencio y atentos al Señor, esperando recibir algo de Él. A menos que podamos hacer esto, encontraremos dificultades para brindarles ayuda. Muchos no son capaces de ayudar a las personas porque en principio no saben escucharlas. Necesitamos pedir la gracia del Señor para poder sentarnos y escuchar atentamente cuando otros hablan. Necesitamos escuchar con toda calma, inteligentemente y con atención, hasta entender completamente toda la situación. Una vez que entendamos lo que nos dice, el trabajo estará hecho. Debemos aprender a escuchar, y debemos escuchar hasta entender. No es cosa fácil hablar, y aun es más difícil escuchar. Lamentablemente muchos predicadores sólo están acostumbrados a hablar, pero les es muy difícil sentarse y escuchar. Sin embargo, nosotros tenemos que aprender bien esta lección.

Necesitamos ser alumbrados interiormente e invertir un tiempo considerable para aprender a escuchar a otros y ser capaces de percibir sus sentimientos. Si no aprendemos bien esta lección, encontraremos dificultades en nuestro servicio. Tenemos que hacer lo posible por escuchar. Cuando una persona habla, ¿podemos oír lo que dice? ¿Entendemos sus palabras? Para entender las palabras de otros no basta con evitar las distracciones externas; además es necesario que el Señor trate con nuestro ser de una manera fundamental, es decir, que nuestra subjetividad, nuestros pensamientos y nuestros sentimientos sean disciplinados por Él. Podemos pasar por alto muchas cosas, pero nunca podemos hacer un lado Su disciplina básica, sin la cual nadie puede servir al Señor de una manera apropiada. Sin experimentar tal quebrantamiento de parte del Señor, no seremos capaces ni de leer la Biblia correctamente. Hay ciertos requisitos para leer la Biblia como es debido. Para leerla no basta con ejercitar la mente, porque se requiere mucho más que una mente ágil para leer la Biblia. La disciplina básica es imprescindible. Sin tal disciplina, sólo escucharemos superficialmente a las personas, pero estaremos en completas tinieblas internamente. No entenderemos nada. Un hermano puede hablarnos por una hora entera y al final no sabremos de que nos está hablando. ¿Cómo podemos esperar brindarle ayuda? Somos los vasos de Dios. Por tanto, debemos ser capaces de detectar cuando alguien está caliente o frío, sano o enfermo. Somos la vara de medir, pero cuando estamos mal daremos el diagnóstico equivocado.

Entre algunos obreros cristianos, prevalece la idea de que el requisito más importante en su servicio es la elocuencia. ¡Qué errados están! La obra del Señor guarda relación con nuestro espíritu y no solamente con nuestras palabras. Debemos ser capaces de discernir los problemas espirituales que acosan a los hermanos y hermanas y saber cómo resolverlos. Si no tenemos la percepción interior, no entenderemos su condición interna y no podremos brindarles la ayuda necesaria. ¿Cómo sabremos si un pecador ha sido salvo al predicarle el evangelio? ¿Podemos evaluar su condición solamente por sus palabras? ¿Son ellas el único medio para discernir la condición de una persona? No; conocemos la condición de una persona mediante nuestra percepción interior. ¿Cómo sabemos si una persona es del Señor? ¿Lo sabemos sólo porque afirma: “Creo en el Señor Jesús y soy salvo”? ¿Bautizamos a una persona solamente porque se ha memorizado una formula? No; nosotros juzgamos basados en nuestro sentir interior. Nosotros somos la vara de medir. Nosotros probamos a un incrédulo o a un hijo de Dios según esta vara. ¿Cómo podemos saber si la condición espiritual de un hijo de Dios es saludable? Si andamos en la luz del Señor, lo sabremos. Hermanos y hermanas, tenemos que ser disciplinados por el Señor hasta el grado en que podamos ser la vara con la que Él mida a los demás. Si estamos errados interiormente, emitiremos juicios equivocados, y si emitimos tales juicios, estropearemos Su obra.

 Ésta es la razón por la que necesitamos andar en la luz interior. Es una tragedia que muchos hermanos y hermanas no sólo estén interiormente en tinieblas, sino que además sean incapaces de sentarse a escuchar a otros. Tenemos que aprender a estar calmados y a escuchar lo que otros nos dicen. Tenemos que abrirnos a ellos, permitiendo que sus asuntos entren en nuestro corazón. Debemos primero tener una percepción aguda antes de poder discernir los verdaderos problemas de otros. Sólo entonces podremos brindarles la ayuda apropiada.

• Continuar: Debemos Amar a todos los seres humanos

 //Volver al índice // - El Caracter del obrero de Dios

Descarga de libros:

Por el precio que tu decidas puedes colaborar con nosotros descargando 3 libros en archivos para imprimir.

Tu colaboración nos permite avanzar para bendecir a más personas. Clic aquí.

 

 

 

 

 

 

 

 

Libros cristianos on line cuentos cristianos evangelicos videos de musica cristiana Estudios biblicos cristianos evangelicos
Libros cristianos gratis cuentos cristianos para reflexionar videos cristianos Estudios biblicos de cash luna
Libros cristianos evangelicos gratis reflexiones cristianas para niños predicaciones armando alducin Estudios biblicos de dante gebel

Libros cristianos gratis en español

reflexiones cristianas en power point Predicas on line Estudios biblicos de yiye avila
Libros cristianos para descargar Reflexiones cristianas sobre la navidad Descargar predicas de dante gebel Estudios biblicos de escuela dominical
Libros cristianos gratis para descargar reflexiones cristianas sobre la familia Descargar predicas de cash luna Estudios biblicos para jovenes
Libros cristianos evangélicos reflexiones cristianas para jovenes cortas Descargar predicas cristianas estudios biblicos de liberacion
Libros cristianos en pdf reflexiones cristianas Descargar predicas de ana mendez estudios biblicos de discipulado
Libros cristianos para jovenes reflexiones cristianas para hovenes Predicas de ana mendez El noviazgo Dante Gebel
Libros cristianos gratis en pdf videos musica cristiana Predicaciones de ana mendez estudios biblicos para matrimonios

 

estudios biblicos para mujeres devocionales Descargar predicas claudio freidzon El noviazgo cristiano
estudios biblicos para niños devocionales cristianos descargar predicas cristianas Chat cristiano online
mensajes cristianos en power point devocionales para jovenes descargar predicas de cash luna Chat cristiano evangelico gratis
Television cristiana por internet devocionales diarios descargar predicas mp3 guillermo maldonado Chat cristiano gratis
television cristiana online devocionales cristianos para jovenes descargar predicas de ana mendez Chat cristiano evangelico on line
material cristiano para niños devocionales cristianos evangelicos Descargar predicas de carlos annaocndia temas cristianos para jovenes
material cristiano gratis devocionales dante gebel Reflexiones cristianas cortas temas para niños cristianos
material cristiano para matrimonios devocionales biblicos palabras de aliento temas cristianos evangelicos
liderazgo cristiano devocionales cristianos para niños El noviazgo cristiano dante gebel mensajes de aliento
liderazgo cristiano evangelico devocionales para niños el noviazgo cristiano en la adolescencia mensajes de Dios para reflexionar