Palabra Del Aliento Para Bendecirte Hoy

Palabras de Aliento

 

Lo que llevas dentro"

Por Cash Luna

Tu sueño es grande, muéstrame tu carácter para ver si puedes llegar ahí. ¿Quiénes son los que consiguen sus sueños? Los que se despiertan y van por su sueño. Si quieres que tu sueño se haga realidad, para de dormir.

 

I Timoteo 4:11-12 Esto manda y enseña. Ninguno tenga en poco tu juventud, sino sé ejemplo de los creyentes en palabra, conducta, amor, espíritu, fe y pureza.

A veces creemos que los pastores tenemos que enseñar y no mandar. Normalmente, cuando uno es joven, hay gente que lo tiene a uno en poco. Es inevitable que alguien no te tenga en poco. Siempre habrá gente que te menosprecie. Llevas algo adentro que vale mucho que no muchos lo valoran. Eso es inevitable. ¿Cómo está esa orden del apóstol Pablo? Yo no soy ese alguien como para dominar o cambiar el hecho de que me tengan en poco. Pablo le escribe “que nadie tenga en poco su juventud”. El mejor puede ser tenido en poco, el más grande de tus adversarios puede ser tenido en poco. La orden iba más o menos así: Empieza con que tú no tengas en poco lo que Dios te ha dado. Lo que llevas dentro es algo grande, pero falta que se evidencie. Lo que nosotros soñamos de niños son los sueños más nobles que en tu vida vas a llegar a tener. Conforme uno envejece, el mejor de los sueños, se vuelve malo. ¿Cómo así? La historia de Peter Pan, en la Tierra de Nunca Jamás, los niños que se decían grandes, se convertían en piratas. Y lo que soñaste un día, carece de avaricia, de muchas cosas que mientras crecemos, se evidencian. Si soñaste de niño que querías ser médico, era porque querías ayudar a alguien, no ver cuánto cobrarías por una operación. No es lo que puedas hacer hoy, sino lo que puedes llegar a ser mañana. Potencial es poder decir entre todos: “Yo sé que puedo sobresalir”. Cuando la Palabra dice: “Nadie tenga en poco…”, es porque en la juventud se despreciaba mucho lo que el joven decía. Para poder José cumplir su sueño, antes tuvo que unirse en interpretación al sueño de otro. Se relacionó con el copero porque tenía futuro. Al panadero le dijo: “A vos te van a matar”. No se relacionó con las personas que tenían un destino de muerte, sino de vida. En la historia de Ruth, cuando se queda viuda, Ruth decide seguir con Noemí. Ofra le dio un beso a Noemí, pero la dejó y así hay mucha gente. A ustedes les han dicho: “Te aseguro que tu pastor ni la mano te ha podido dar”. Si eso te cambiara, lo haría, pero lo que sé que te saca adelante es la Palabra viva de Dios. Ofra besaba mucho, pero no era leal. Ruth no decía mucho pero decía: “No me pidas que te deje, tu Dios será mi Dios y tu pueblo, mi pueblo”. Cuando Ruth se une a Noemí, unió su destino a ella. Si te unes a un hombre de verdad, ese destino será tu destino. No puedes tener en poco lo tuyo, ni en poco lo que los demás tienen.

Cuando fui a pedir la mano de Sonia, le dije a mi suegra: “Usted sabe que en este momento, no tengo nada. Todo lo que he hecho en mi vida, me lo he ganado con la fe en Dios. Pero soy responsable y le voy a dar todo lo que necesita”. Pero es mejor alguien con responsabilidad que alguien que no la tenga. Potencial es algo que no se ha evidenciado. Si quieres tener un lindo jardín, jamás menosprecies tu semilla. Cuando el señor creó el huerto dijo: “Que la tierra produzca árboles, que lleve la semilla dentro”. ¿El pobló todo o un pedacito? ¿Pobló de humanos toda la tierra? No. El creó al hombre y la mujer y les dijo que se multiplicaran.

Nacemos con potencial, Dios pone el potencial dentro. Pablo ordena que nadie desprecie ese potencial. Tú puedes ver lo que mejor puedes llegar a ser. Pablo le dijo a Timoteo: “sé ejemplo de conducta”. Hay gente que puede menospreciar lo que llevas dentro pero tu conducta puede hacer que lo dejen de menospreciar. Si te conduces como es debido, la gente que antes te menospreciaba, un día te va a respetar. Hay sueños que puedes tener, ser constructor, abogado, etc. Lo que me gusta ver son los deportes, porque yo creo que eso prueba el carácter. A los únicos que les daña el carácter el deporte es a los evangelicoides. Pablo dice: “Condúcete como es debido y la gente va a dejar de menospreciarte”. Solo no vas a poder, condúcete de tal manera que más quieran hacer que tus sueños se hagan realidad. José se puso a barrer la cárcel, pero tú no has logrado avanzar a tu sueño porque eres puros sentimientos y nada de carácter. Tu sueño es grande, muéstrame tu carácter para ver si puedes llegar ahí. ¿Quiénes son los que consiguen sus sueños? Los que se despiertan y van por su sueño. Si quieres que tu sueño se haga realidad, para de dormir.

Potencial es lo que llevamos dentro. Yo ignoraba el potencial que llevaba dentro. De niño siempre quise ser misionero y no sabía qué era eso. Yo me acostaba en el sillón, mi mamá me rascaba la cabeza y yo le decía: “yo quiero ser misionero cuando sea grande”. Algo me decía eso. Yo no podía ver una película de Semana Santa, porque me ponía a llorar. Yo iba a misa, y me ponía a llorar. Pasaba todos los domingos por mis amigos para ir a la iglesia. Era la persona que le gustaba darle de comer al pobre. Sacaba mis colchas, me quedaba sin nada, por llevárselas a la calle a quienes tenían frío. Recuerdo una chaqueta fina de cuero, linda, pero había un joven que vendía periódicos y todos los días pasaba anunciando que vendía el periódico y fui a sacar la chaqueta de cuero italiano y se las di al que vende el periódico. No es casualidad que hoy tengamos lo que tenemos, porque ese era el potencial que había. Cuando el sueño está ahí desde tu niñez, te puedo garantizar que el 99.5% de los sueños que tiene un niño son nobles, no los eches a perder por la vanagloria de la vida. El niño quiere desprenderse de todo, pero cuando empiezas a desconfiar, empiezas a hacer lo contrario a lo que soñaste.

Me preparé, pero eso como tal no es mi sueño. Vi ese programa que les conté de deporte, y uno de los sueños de de este campeón del golf, no era jugar, sino tener un rancho. El sueño de él no era jugar golf, sino tener su rancho. Cualquier diría ¡qué loco!, campeón mundial y ahora está metido en un rancho. En el caso de los ministerios, los sueños son las personas. Yo estoy parado frente a mi sueño. Ustedes son mi sueño, siempre desde niño soñaba con los estadios llenos de gente, con jóvenes viniendo a los pies de Cristo, con adictos siendo libres. Ese es el mío, tú tienes que encontrar el tuyo. Tú admiras a los predicadores y quizás te confundas de sueño queriendo tener uno. Tú puedes admirar predicadores y ser el mejor médico de tu ciudad. Por eso, te pasé varios deportistas antes, para que al final, algunos de ustedes al vernos conseguir nuestros sueños, se puedan inspirar a cumplir los suyos, pero no cambies tu sueño por el mío. Inspírate en hombres y mujeres que consiguieron los suyos. Es tan importante tener una iglesia creciente como ser enfermera o doctor. Imagínate que todos fuéramos predicadores y nadie fuera abogado. Dale gloria a Dios, no comprometas tus valores. Si tu sueño es ser arquitecto, estudia. Como Richard para ser campeón, tenía que tirar 1,000 tiros a la semana, eso deja sordo a cualquiera. Nadie tenga en poco lo que llevas dentro, pero empieza por ti mismo, cree en tu sueño. Jesús dijo: “Crean en Dios, crean en mí hecho hombre”. ¿Por qué creo en los hombres? Porque creo en el Creador de ellos. No puedes creer en un hombre para salvación, pero ¿qué más acto de honor que tus hijos y esposa crean en ti? Está mal interpretado que digan: “Yo no pongo mi mirada en los hombres, sino en Dios”. Entonces, desaparece ya, emigra. Cuando seas doctor y tengas el bisturí para operar a un hombre, le vas a decir: “confíe en Dios, pero confíe en que voy hacer un buen trabajo”. Los hombres que llegan a hacer un buen trabajo, son hombres que confían en Dios, pero también en ellos.

Los discípulos le dijeron a Jesús: ¿Por qué nosotros no pudimos? Por tu poca fe. Jesús no contestó de otra forma, cuando le dijeron “¿Por qué no pude Señor?”. Por tu poca fe, porque si tuvieras fe como el grano de mostaza, lo harías. El grano de mostaza es la más pequeña de las semillas. La gente dice: “Tu fe debe ser del tamaño de un grano de mostaza”, pero lo que Jesús dijo fue “si pudieras creer como el grano de mostaza”. Ellos dijeron: “Auméntanos la fe”. Pero Jesús le dijo que tuvieran fe como un grano de mostaza.

Mateo 17:20 Jesús les dijo: Por vuestra poca fe; porque de cierto os digo, que si tuviereis fe como un grano de mostaza, diréis a este monte: Pásate de aquí allá, y se pasará; y nada os será imposible.

Mateo 13:31-32 Otra parábola les refirió, diciendo: El reino de los cielos es semejante al grano de mostaza, que un hombre tomó y sembró en su campo; el cual a la verdad es la más pequeña de todas las semillas; pero cuando ha crecido, es la mayor de las hortalizas, y se hace árbol, de tal manera que vienen las aves del cielo y hacen nidos en sus ramas.

El destino de la mostaza es ser hortaliza y se hace árbol, ya no es hortaliza. A lo más que podía aspirar es a ser una hortaliza, pero se convirtió en un árbol. Cómo de pasar de una semilla, pasas a una hortaliza, luego a un árbol y luego das lugar a las bendiciones de Dios. Tú no eres lo que dicen las apariencias, sino lo que dice la Palabra de Dios.

Yo mido 1.79, no tengo voz. Cuando declaré que iba ser pastor, alguien me dijo “Por vos, no se da ni un centavo para que seas pastor”, pero aquí dentro había un grano de mostaza. Tu sueño tiene que tener fases. Fase I, eres una semilla. Necesito que hoy creas como cree la semilla de mostaza. Te la imaginas, a la par de la semilla de durazno, de aguacate. Cuando ponen todas las semillas juntas, aparecen las semillotas, la de mamey, la de naranja y ve a la de mostaza. Tú no puedes ser un hombre o mujer prepotente, pero te voy a pedir que seas creído. Porque si no, eres un incrédulo. Esa semillita se lo creía todo. Vuélvete loco en la fe. No tienes derecho a morir y dejar lo que Dios te mandó a dar en esta tierra. Que nadie te tenga en poco, porque Dios ha puesto mucho en ti.